La altura de estos perros ideales para adaptarse a distintos estilos de vida, se encuentra entre quince y treinta y cinco centímetros. Son perros que pueden llegar a pesar en su vida adulta entre diez y quince kilos y alcanzar entre doce y catorce años, según los datos sobre su esperanza de vida que pueden tener en pisos o casas, como mascota o bien sea como pastor o vigilante. 

Su historia es muy antigua y tiene origen en Gran Bretaña pero no se conoce con certeza algunos datos históricos, por lo que se coincide en uno que este perro proviene del Condado de Cardiganshire, localizado en Gales y que de allí, evidentemente es que deriva su nombre. En sus inicios se usaba como perro vigilante y luego, se conocieron sus talentos como perro pastor, por lo que los vaqueros y ganaderos en general, empezaron a usarlo como su perro boyero o guía en sus rebaños. 

Al evolucionar las labores de pastoreo los Corgi galés de Cardigan fueron perdiendo su empleo en dichas tareas y perdieron su popularidad en esas regiones, donde casi llegaron a su extinción. Sin embargo, sobrevivieron y hasta mediados de los años 30 del siglo pasado se consideraban la misma raza que los Welsh corgi Pembroke, cuando decidieron separarlas, sin gran popularidad. 

Particularidades físicas

Son los perros boyeros de menor tamaño que se han conocido, pero son muy robustos y fuertes, lo suficientemente aptos para ejecutar las labores del campo y los rebaños, como cualquier otros perros pastores. 

Son más largos que altos y se parecen un poco a los perros salchichas por este rasgo particular. Sin embargo son mucho más fuertes y sus patas son más gruesas y más ágiles. Otra semejanza con otras razas es que su cabeza es parecida a la de un zorro, tal como su cola un poco larga, con la cual se diferencia de los Welsh corgi Pembroke, ya que tienen cola muy pequeña o no tienen. 

Tienen ojos oscuros o azules y nariz grandes, pero logran transmitir una expresión muy vivaz y de gran gentileza. Sus son orejas erguidas, con puntas redondeadas y algo grandes para la proporción del resto de su cuerpo que está cubierto de pelaje corto o semilargo, lacio y oscuro. Su subpelo es muy abundante y de cualquier color manto casi siempre predomina el color blanco. 

Carácter canino

Estos perros activos y con inteligencia notable ameritan de gran estimulación, como todos los perros de las razas de pastores y boyeros. Además, de los constantes paseos y juegos, ameritan de estimulación mental, ya que ameritan estar de buen humor y controlar su temperamento variable cuando tratan con otros perros o con personas desconocidas en su entorno inmediato. 

Es necesario que socialicen para evitar que se tornen agresivos o que se conviertan en perros tímidos. Cuando desde cachorros se acostumbran a compartir muchas personas son perros muy amigables; sin embargo su nivel de tolerancia o la indiferencia con otros perros, es poco controlable y muy poco predecible. 

Además, algunos perros de esta raza pueden tender a ladrar en exceso, siendo un inconveniente de su comportamiento que deriva de su instinto como pastor. Del mismo modo, a algunos les gusta mordisquear los pies y piernas de la gente, por ello hay que adiestrarlo para que canalizar su instinto hacia actividades y ejercicios. 

Cuidados esenciales

Se cuidan sin mucha complicación se pueden cepillar dos veces por semana para evitar nudos en su pelaje. El baño se reserva para cuando se ensucien bastante. Pero, como se ha destacado anteriormente, es necesario que se ejerciten a diario y que jueguen con personas, juguetes y animales para drenar su energía y su ímpetu. Hay que adiestrarlos para que sean más obedientes. 

Sin duda una raza que debes conocer, el Collie de pelo corto, una mascota digna de admirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *