Muchas personas se preguntan, si podrán solicitar un tiempo de baja por una protusión discal, y esta duda surge de la una gran cantidad de personas  que han solicitado la pensión por incapacidad laboral, basándose en que padecen esta enfermedad. Y en la mayoría de los casos, la petición es rechazada por no ser una patología de peso.

El Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) toma más en cuenta enfermedades tales como: Parkinson, trastornos depresivos, trastornos de bipolaridad, artritis, entre otros.

Sin embargo, hay casos muy particulares de protusión discal que sí amerita la aprobación de la solicitud. Algunos factores que contribuyen y apoyan la demanda podrían ser la magnitud del problema y las circunstancias que acompañan dicha enfermedad.

De estas causas, dependen su aprobación o rechazo. Si deseas conocer más sobre este tema, no dejes de leer.

Protusión discal

La protusión discal es una protuberancia o abultamiento ocasionado por el desplazamiento del anillo fibroso ubicado en el centro del disco intervertebral.

Los anillos fibrosos conforman los discos, y estos, funcionan como almohadillas, facilitando así el movimiento. Y están ubicados entre las vértebras de la columna. 

Las protusiones discales y la solicitud de la pensión de incapacidad laboral

No hay manera de conocer, si sufrir de protusión discal es suficiente para solicitar la pensión de incapacidad laboral, o por lo menos eso decimos a manera general.

El Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) estudia y analiza cada caso de forma detallada y profunda. Ellos se encargan de considerar y dar respuesta al solicitante, si este podría o no tener una condición de peso para requerir una pensión por incapacidad laboral.

Este tipo de lesiones, protusión discal, son muy comunes en personas mayores de 40 años y gran parte de los casos no se presentan síntomas o limitación alguna.

A continuación te brindamos estos factores a considerar ante la solicitud de la pensión para personas con protusión discal:

  • Puede ocurrir que la lesión de protusión discal este acompañada de otras patologías como por ejemplo: hernias, desgaste de los discos espinales, disco artrosis, entre otros. Para tomar esta lesión en consideración, debe ser respaldada por informes médicos objetivos que demuestren la severidad de la lesión.
  • Una manera de darle más peso a la solicitud es si la protusión discal promueve algún tipo de limitación en la persona, por ejemplo: Limitación en la motricidad o movimiento, limitaciones para cargar peso, etc.
  • Otra manera sencilla de tomar en cuenta esta lesión para el subsidio es analizando y observando el lugar de trabajo, así como de las labores que la persona realizaba allí. Esto proporciona un mayor sustento a la demanda.
    Estudiando cuales eran los requerimientos físicos del puesto de trabajo se puede llegar a concluir si la persona esta apta para realizar su trabajo habitual o no.

Y para finalizar, te recomendamos presentar tu caso de una manera clara y especifica, de tal manera que no quede ningún tipo de duda. Mantén tus documentos y tramites médicos organizados y bajo la aprobación de un centro médico calificado, con su firma y sello.