En las grandes ciudades es normal que los estudiantes, profesionales jóvenes y trabajadores procedentes de otras regiones busquen un alquiler compartido que les permita abaratar los costos, el alquiler de habitación Barcelona es una opción muy valorada por muchas personas, no obstante a la hora de decidirse por esta opción hay que hacerlo de forma que sea legal para evitar posibles conflictos contractuales.

Formas de alquiler habitación Barcelona

Existen dos formas para alquilar un piso por habitaciones:

  • Gestión directa del propietario, quien se encarga de todo.
  • Inquilino titular del contrato, subarrienda las habitaciones con consentimiento del propietario.

Cuando el propietario se encarga de gestionar directamente el de alquiler de habitaciones, el contrato se regula por el Código Civil. Mientras que cuando el inquilino es quien se ocupa del alquiler de habitaciones, entre él y el propietario media un contrato de alquiler del piso, en el que se incluye un acuerdo expreso para subarrendar habitaciones, en este caso se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

En ambos casos se trata de procedimientos legales que propician un buen entendimiento entre los inquilinos y la persona que se encarga del alquiler y que en muchos casos convivirán juntos, lo más recomendable para que existan reglas claras que definen los derechos y deberes de los inquilinos, así como del responsable y del responsable del alquiler.

Vale mencionar que cuando se trata de alquiler de habitaciones con fines turísticos, es necesario contar con una licencia emitida por el Ayuntamiento de Barcelona.

Características del contrato de habitación

Lo más recomendable es que se haga un contrato individual para cada habitación, el cual debe ser firmado por el inquilino y el responsable del piso y debe especificar:

  • Canon mensual de arrendamiento de la habitación y forma de pago.
  • Garantías para cubrir daños e impagos (mes de fianza, o avalista, en el caso de los estudiantes suelen ser sus padres).
  • Habitación que ocupará el inquilino.
  • Duración del contrato.
  • Servicios que se incluyen: uso de espacios comunes, internet, electricidad, agua, etc.
  • Tiempo de preaviso para abandonar la habitación.

¿Cómo se controla las entradas y salidas de inquilinos?

Cuando se arrienda una habitación se hace por un tiempo determinado y se tiene la libertad de irse en el momento que el inquilino lo desee, por lo que el propietario o inquilino responsable del alquiler debe llevar un registro de las entradas y salidas del inquilino.

Lo que permite controlar el movimiento de inquilinos y se lleve un registro de altas y bajas, las cuales son un documento que debe ser firmado por ambas partes y se anexan al contrato principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *