Cuando se escucha o lee alguna referencia sobre las guerras en África se tiende a hacer alusión a tres causas fundamentales para los conflictos que han ocurrido en el continente africano a lo largo de décadas, los problemas étnicos, el acceso y control de los valiosos recursos naturales presentes en el continente (petróleo, diamantes y otros minerales valiosos como el coltán) y el fracaso de los modelos de estado que se han instaurado.

Esta trilogía Identidad – acceso a los recursos – pésima gobernanza, se repite en casi todos los discursos, sin embargo impide visualizar complejidad y diversidad de los diferentes factores que intervienen de forma desigual y combinada en los orígenes duración e intensidad de las guerras en África; por supuesto estos tres factores son parte de las causas, pero no son las únicas, ya que se trata de un fenómeno bastante complejo.

¿Una historia única de África?

Bajo esta óptica los conflictos armados ocurridos en el continente africano se ven despojados de todo fin ideológico y político, las motivaciones de los actores del conflicto se explican a partir de su interés económico y las rivalidades entre etnias o clanes; esto ha permitido criminalizar por igual todas las rebeliones e invisibilizar factores importantes para conocer la verdadera dimensión de las guerras en África.

Es necesario incluir en el análisis aspectos como la historia, la cultura, la política, las creencias y los factores que han determinada las relaciones sociales en dicha región, así como también los intereses externos y el papel que han jugado las transnacionales en el nacimiento de los conflictos bélicos en este continente. Todos estos factores se hacen imprescindibles para buscar una comprensión holística las causas de la violencia que ha vivido África por varias décadas.

Los orígenes de las guerras africanas

Las guerras en África que se vivieron con mayor intensidad desde finales de la década de los noventa del siglo pasado, especialmente las provocadas por las crisis en África Central y África Occidental, como lo fueron los conflictos en República Democrática del Congo entre 1998 y 2003, Sierra Leona entre 1991 y 2002, Liberia entre 1999 y 2003, y Angola entre 1998 y 2002.

Presentaban un factor común el importante rol que jugaron los recursos naturales existentes en estas regiones, petróleo y diamantes fundamentalmente, aunque también oro, coltán, madera y el propio valor de las tierra; desempeñaron un papel predominante no sólo como medio de la financiación del conflicto, sino también en el objetivo final de propio conflicto armado.

Este fenómeno hizo que analistas internacionales explicarán como causas fundamentales de las guerras en África el acceso y dominio a estos recursos naturales; con esta tesis se plantea que la existencia de abundantes recursos naturales y la existencia de sectores interesados en tener el control sobre ellos son los principales motores que originaron los conflictos bélicos vividos en el continente africano.

De acuerdo a esta tesis un país que tienen recursos naturales en abundancia, estos pudiesen tener un efecto negativo si el país no tienen una administración adecuada de ellos; por tanto las razones de la guerras son adueñarse de estos recursos para enriquecerse a través de su saqueo, esto se ha conocido como la “maldición de los recursos”, que puede poner a un país al borde de de una guerra.

 No se puede negar en ningún momento la importancia de los recursos naturales presentes en el continente africano y el papel que han jugado en las guerras civiles y fratricidas ocurridas en las últimas décadas, cada facción ha buscado controlar los recursos naturales para ser dominante en la guerra y hacerse con el poder, incluso han sido un medio de enriquecimiento para muchos señores de la guerra.

Sin embargo no se puede presentar a las guerras en África como simples actos criminales, surgidos de oportunidades económicas nacidas de la existencia de recursos naturales valiosos; hay que hacer un análisis más profundo para descubrir las causas fundamentales de estos conflictos armados contemporáneos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *