No dormir bien por las noches luego de la llegada de un bebé se ha convertido en algo cotidiano para la mayoría de los padres, especialmente cuando son primerizos, no obstante no hay de qué preocuparse como padres podemos ayudar a que el bebé duerma plácidamente durante toda la noche y tenga ese sueño tan necesario para su desarrollo, y por supuesto podremos descansar mejor.

En el presente post queremos dejar algunos interesantes tips que te permitirán ayudar a tu pequeño a dormir bien durante más horas:

Ayúdale a encontrar su ritmo

Los recién nacidos necesitan dormir al menos 16 horas diarias, no obstante lo hacen en lapsos de pocas horas, el patrón de sueño varía en cada niño, pero debe tender a regularizarse a medida que el bebé va creciendo y madurando y puede descansar más tiempo entre cada comida.

Hay que considerar que los bebés tienen sus patrones naturales y pueden ser noctámbulos o madrugadores, por ello es importante ajustar la rutinas de sueño a sus preferencias.

Para cuando cumpla los 3 o 4 meses debería dormir al menos 5 horas seguidas y para cuando alcance el primer año, deberá dormir al menos 8 horas seguidas, cada bebé es diferente, pero como padres debemos ayudarle a regular sus horas de sueño.

Es normal que durante los primeros meses el ritmo de alimentación obligará a interrumpir el sueño del bebé y los padres al menos dos veces en la noche; pero hay que considerar que desde esta etapa es importante ir creando hábitos de sueño en el bebé para que encuentre su ritmo y pueda dormir bien, para ello, desde distintas tiendas de ropa y complementos para bebe, como bebesdemama proponen lo siguiente:

Crea una rutina de sueño y ayúdale a que esté tranquilo a la hora de dormir.

Evita la sobreestimulación por la noche, ya que es muy probable que haga que el bebé pierda el sueño o se muestre intranquilo mientras duerme, un baño antes de dormir es un buen estimulante del sueño, también lo es la música y escuchar un cuento leído por sus padres. Hay que comenzar estas actividades antes que el bebé esté muy cansado o somnoliento

Hay que llevar el bebé a su cama cuando esté despierto, pero tenga ganas de ir a dormir, esto permite que pueda relacionar la cama con la rutina de dormir, la habitación debe ser acogedora y tener una iluminación tenue; es importante crear un punto o momento definido para salir de la habitación y dejarlo descansar.

Hay que dar al bebé el tiempo necesario para tranquilizarse

Es normal que muchos bebés lloren un poco o hagan algún tipo de berrinches antes de encontrar la posición más cómoda para dormir, si su llanto es fuerte o se prolonga hay que ver que le está sucediendo, debemos tranquilizarlo y luego salir de su habitación para que descanse, es posible que sólo necesite de la presencia de uno de padres para tranquilizarse y dormir.

Una vez se ha dormido el bebé hay que brindar los cuidados nocturnos de forma tranquila evitando despertarle, emplea luces tenues y usa un tono de voz suave, evita jugar con él para que vaya entendiendo que es tiempo de descansar y no de jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *